Queremos movilidad sotenibible

No es la primera vez que desde Quiero salvar el mundo hacienda marketing ponemos el foco en la importancia que tiene la promoción de una movilidad sostenible dentro de las estrategias municipales de convergencia hacia modelos de ciudad más sostenible, amable y habitable. Son varias las acciones que se pueden llevar a cabo para la promoción de una movilidad menos contaminante y nos gustaría centrarnos en una de ellas: el fomento del uso de la bicicleta.

El uso de la bicicleta tiene importantes beneficios para aquellos que decidan incorporarlo a su modo de trasladarse de un punto a otro de un municipio: disminución de la presión arterial, mejora de la capacidad pulmonar, trabajo del tono muscular, reducción del dolor de espalda, mejora en el estado de ánimo, etc. Pero aparte de los beneficios individuales que tiene, asumibles además a la práctica de otros deportes, el uso de la bicicleta tiene una ganancia colectiva, porque un uso intensivo por parte de los ciudadanos en sus desplazamientos diarios contribuye a la disminución del tráfico y, por tanto, de la contaminación ambiental, acústica (e incluso podríamos decir que espacial) que los coches producen en los núcleos urbanos.

Son varios los ejemplos de ciudades grandes, medianas y pequeñas que se han volcado en la promoción de la bicicleta en sus términos municipales, con campañas de reducción de tráfico, establecimiento de carriles bici, instalación de aparcabicis e incluso, la puesta en marcha de sistemas de préstamo de bicicleta pública. En nuestro país encontramos exitosos ejemplos de ciudades comprometidas con la bicicleta. Los más significativos podrían ser Barcelona y Sevilla, pero queremos fijarnos en el esfuerzo que la ciudad de Madrid está haciendo por adaptarse a la bicicleta y como se han puesto en marcha varias iniciativas para su promoción.

A la habitual apuesta por carriles bici se ha sumado la adaptación de carriles de tráfico para facilitar la circulación de bicicletas (con reducción de la velocidad) y la puesta en marcha de un sistema público de bicicletas, BICIMAD. Desde que se han llevado a cabo estas acciones (sobre todo en el último semestre) el paisaje de la ciudad ha cambiado ligeramente…cada vez se ven más bicicletas y el número de usuarios de BICIMAD no para de crecer (más de 30.000 usuarios con abono anual, datos de febrero de 2015). Es una buena noticia para una ciudad tan colapsada y contaminada como Madrid.

Desde Quiero salvar el mundo haciendo marketing estamos trabajando en un  proyecto conjunto que el Ayuntamiento de Madrid tiene con Coca-Cola, cuyo principal objetivo es la promoción de la bicicleta en la ciudad. Este proyecto, con varias fases previstas, se asienta en todo un proceso inicial de investigación para poder conocer cómo y por qué usa la gente la bicicleta, cuáles son sus motivaciones y sus barreras. Para ello se llevó a cabo en julio de 2014 un desk research (un estudio de compilación) destinado a sistematizar todo el conocimiento que el Ayuntamiento de Madrid atesoraba en forma de estudios, informes y documentos internos para poder ofrecer una fotografía exacta y comprensible del estado de la bicicleta en España, así como ofrecer datos sobre el uso de la misma por parte de la sociedad.

Este conocimiento adquirido se utilizó, además, en una sesión de trabajo en formato workshop que se celebró en la sede de Coca-Cola en septiembre de 2014 con técnicos municipales, personas de movimientos e iniciativas asociadas a la bici desde las visiones de la ciudadanía, empresa y colectivo de periodistas, profesionales y consultores externos expertos en movilidad, profesionales de la comunicación ambiental y personal de Coca-Cola y Quiero salvar el mundo haciendo marketing. El objetivo de workshop era el de aprovechar el conocimiento de las personas asistentes junto con el del desk research para poder realizar una primera segmentación de la ciudadanía en función de su uso de la bicicleta en la ciudad.

Este trabajo nos ayudó a asentar las bases para conducir una investigación cuantitativa que ayudara a comprender en qué segmentos se puede dividir a la población madrileña en función de su percepción y uso de la bicicleta en la ciudad. Esta investigación, un avance de la cual se presentó en las Jornadas “Ciudades y Bicicleta” celebradas en Madrid los días 9 y 10 de marzo, servirá para definir las acciones concretas a llevar a cabo para el fomento del uso de la bicicleta en la ciudad de Madrid.

Estamos particularmente orgullosos de formar parte de este proyecto porque creemos fervientemente en la construcción de una ciudad más sostenible y humana… y ello pasa por la promoción de una movilidad menos contaminante. Proyectos como este contribuyen a la creación de una ciudad mejor, a nuestro entender, una ciudad en la que queremos vivir.

Fuente de la imagen: Katrina Cole27